Archivos | Alianzas y Estrategias RSS feed para esta sección

Siete mil millones de historias SBS

Campaña de TVC. El proyecto SBS The Seven Billionth story
“increíbles historias para compartir y celebrar”.

t mil millones

Humanity is full of potential. For conflict. For beauty. For progress. Every life, every story, adds to the diversity of human culture and deepens our understanding of each other. This is why we share the world’s stories and why we celebrate seven billion.

7 Billion Actions | SBS and United Nations | Share your story

mejor Vida 7 mil Millones

7 Billion Actions: Blog!

¡Ya basta de la creciente inseguridad en México!

Este post no es de Diseño.
No nos quedemos callados, no dejemos que la corrupción y que los delincuentes sigan atentando contra nuestra familia.
Muchos trabajamos para ganar el sustento de cada día, nos levantamos temprano, hacemos horas extras, tal vez nos perdemos en el día de compartir con nuestros hijos por estar trabajando, NO es justo que llegue alguien a despedazar nuestra vida y que las autoridades no hagan nada o peor aún que estén coludidas con el hampa.

?Estado fallido?, confieso que el concepto me eriza la piel. Una situación donde la autoridad se disuelve y los preceptos básicos de la vida en sociedad se degradan a tal punto que entre nosotros reina el miedo y no la ley. Donde miras a la autoridad con desconfianza. Donde mentir, robar y hasta matar, son acciones que pocas veces tendrán un castigo acorde con la falta.

Cientos de delincuentes han hecho del crimen una empresa y de la vida una moneda de cambio. Imponen el terror y la fuerza, relevan al estado en sus funciones más elementales, como son cobrar impuestos y proteger nuestra integridad física y patrimonial. Nos tienen secuestrados a la mayoría de los mexicanos.

No podría decir con precisión cual es la magnitud del problema. Podría contentarme con mirar toda la realidad desde la perspectiva de la tragedia de mi familia y decir que todo ha fracasado. Pero no. Me resisto a pensar que México ha fallado. Me niego a darme por vencido. Este no es el México en el que crecí y no es el que quiero dejarle a los hijos que por fortuna aún tengo conmigo.

¿Cómo llegamos hasta aquí? ¿Qué serie de sucesos y decisiones provocaron esta crisis? ¿Queremos vivir así? Son infinitas las preguntas que podríamos hacernos y casi todas nos llevan a la misma conclusión: nosotros somos la causa, sí, pero somos también el remedio.

Una conclusión que por una parte es difícil de aceptar, porque es muy cómodo culpar a las autoridades, a los políticos o al vecino. Implica un ejercicio de consciencia crítica, revisar nuestra propia conducta y reconocer que hemos sido parte del problema, pero que podemos ser parte de la solución.

Personalmente pienso que no se trata de un asunto de predisposición cultural de los mexicanos, o que la corrupción y la impunidad estén en nuestra génesis. No es que seamos así por naturaleza.

El mismo mexicano que aquí en nuestro territorio se pasa los altos, da ?mordida? y viola sistemáticamente la ley, se comporta de manera muy diferente cuando está en países donde la posibilidad de “salirse con la suya” es, no sólo menor sino escasa.

Su origen, su cultura, sus creencias, su naturaleza, no cambian. Sin embargo su conducta se modifica sensiblemente y obedece la ley. No es magia, es el resultado de coexistir en un Estado que cumple su función de estabilidad social.

Está en nosotros ser mejores.

Alejandro Martí

www.mexicosos.org