Como decir “no diseño para tí” y no morir en el intento

Ayer le dije a un cliente que potencialmente era interesante, que NO podía trabajar con ellos.
La razón fue que me contactaron hace como un mes, me entrevisté con ellos, les dí una grata impresión y me dijeron que trabajarían conmigo.

Hasta ahí todo bien, en algún momento me dijeron que estaban muy cortos de tiempo, así que me comprometía a trabajar a más de 100 por hora en el caso que así lo desearan, pero no volví a oír nada de ellos, hasta anteayer (miércoles) que me dijeron que si no los acompañaba ese mismo día con los de la campaña publicitaria y mercadotecnia para definir la estrategia.
Les contesté que no podía ese día porque ya mi agenda estaba llena. Noté como que se molestaron, pero ni modo, como es posible que me llamen y quieran que ese mismo día lo tenga disponible a la hora que deseen.

Bueno sacamos otra cita para ayer (jueves), pero antes me hablaron, me dijeron que ya estaba todo el plan y deseaban que trabajase todo el fin de semana, porque el lunes tienen que mandar a imprimir lo necesario, esto es toda su papelería, folletos, diseños de las cajas donde irá el producto, mantas, promocionales, etc. etc.

¿Como es posible? ellos piensan que solo tenemos que decir “diséñense los folletos” hacer un clic y ¿obtener todo?

Por supuesto que les dije que NO se podía, porque también tenía que dar clases los sábados y ya había planeado algunas otras actividades de diseño.
Casi me la mientan, pero prefería decirles que NO, a tener dolores de cabeza por prometer algo que tal vez por las prisas pueda generar un error.
Ni modo no tendré el dinero en mi bolsa, pero tendré un fin de semana relajado, ya vendrán mejores días con los clientes.

Eso nos lleva a pensar qué es lo que debemos estar pendientes para no tener una mala experiencia y llevar todo en paz:

* Si el cliente nos pide algo de última hora y espera que lo completemos sin margen de error, allí estamos arriesgándonos.

* Si te piden algo, pero no se discute bien por escrito el costo, de seguro tendrás problemas, ya sea que les parezca muy caro o que por tu parte hubieses podido cobrar “mejor”.

* Si te dice que has ganado el derecho a diseñarles, pero que todavía tienes que trabajar unas propuestas para “ganarles” a los que quedan en la contienda, pero claro sin recibir dinero a cambio. CUIDADO quizá solo sea un gancho para que ellos reciban ideas de todos los implicados, decirles que no pasaron la prueba, hacer una mescolanza de ellas en su beneficio y obtener el diseño GRATIS.

* Si te comienza a decir que desea un diseño “super” profesional, pero que su presupuesto no le alcanza para nada y que desea le hagas un “super” descuento paraque lo pueda pagar. Eso solo quiere decir una cosa: no confía en ti y piensa que puede hacerlo con cualquier diseñador, hasta que alguien caiga y le haga su trabajo comprometiéndose a crearles un buen diseño sin recibir una retribución adecuada, solo desean Bueno, Bonito y Barato.

* Si le preguntas de cuanto es su presupuesto para lo que les vas a diseñar y no te lo menciona, cuando ya lo hizo con todas los demás personas envueltas en el proyecto, eso quiere decir que no confía en la veracidad de lo que le cobrarás y piensa que si te lo dice le pedirás más de lo “debido”.

* Otra es que te haga sentir mal con cada entrega de propuestas con las palabras: “¿oye, sabes que la impresión me costará muchísimo, la contratación del programador y el hosting me han sacado un ojo de la cara, así que te puedo pagar al final de todo?”
Huye de esas personas! No te pagarán hasta que se les hinche.

* Por favor a los familiares y amigos trátalos como a cualquier cliente, no des ni más ni menos. Los mayores demandantes serán ellos y quizá llegues a odiarlos. Así que mucho cuidado.

Todos y cada uno de los clientes son diferentes, así como sus proyectos, pero podemos darnos cuenta cuando pueden llegar a ser unos verdaderos dolores de cabeza, en lugar de una buena camaradería diseñador-cliente.

Si tienen alguna experiencia que aportar, adelante, nos puede servir a todos.

179 Vistas

7 Comentarios to “Como decir “no diseño para tí” y no morir en el intento”

  1. Marco agosto 19, 2005 en 1:15 pm #
    Que lata tener que educar a cada cliente uno por uno.

    La estrategia que yo aplico es basicamente:

    -Centrarme en el cliente y los beneficios que obtendrá.

    -Pactar un plan de trabajo incluyendo precios y fechas de entregas y pagos.

    -No aceptar presiones extra (por mi bien y el del gremio).

    -Poner todo mi corazón y capacidad en el proyecto.

    -Cobrar y comenzar un nuevo proyecto con este u otro cliente.

    ¿faltó subrayar algo?

  2. spookyraider junio 8, 2005 en 1:49 pm #
    me pasó algo similar y llegaron a decirme que soy de esos que “buscan trabajo rogando no encontrar”.

    en verdad prefiero apretarme el cinturon y “educar” a los prospectos de clientes antes de aventarme hacer un trabajo así; sabemos que dependemos de impresores, programadores, etc así que los errores por muy profesional que sea nuestro trabajo están a la orden del día.

    cuando es la primer entrevista dejo bien claro que el diseño gráfico es importante y como tal debe ser tratado, las cosas se hacen con serenidad y siguiendo un plan como si se cocinara a fuego lento al final la comida tiene mejor sazón.

  3. Sivoli junio 3, 2005 en 7:48 pm #
    En algunas ocasiones (creo que muchas, para mi gusto) he trabajado con clientes así. En un balance general, la experiencia de la urgencia por “agarrar un cliente” no ha resultado tan grata como esperaba. Aunque muchas de esas experiencias sí han sido positivas en general me he dado cuenta que los clientes siempre piensan en el diseño al último. No le reservan presupuesto o si lo hacen no lo comunican para ver si “se ahorran” algo. Recién hace una semana fui a ver a un prospecto que me llamó A MI… al llegar me atendieron en el mostrador de la tienda, primero llegó el dueño de la tienda, luego me dijo que la interesada por mi trabajo era su esposa que no estaba… al final llegó su hijo y me dijo, en pocas palabras “Mi mamá quiere que nos haga unas tres o cuatro propuestas, para escoger de entre esas la mejor, queremos que nos hagas una imagen chistosa, como un carrito animado… que la depures hasta que nos guste y entonces pues vemos lo del precio, porque me dijo que le aclarara que ella no paga por nada que no le vaya a gustar”

    De pronto recordé que necesitaba ese trabajo, pero lo que me estaban diciendo era francamente una situación inaceptable…

    “Sabe… a ver… a ver… vamos por partes… propuesta sólo le presento una, porque el proceso de “depuración” lo hago yo antes de presentársela…”

    “No trabajo sin anticipo, pero si nos ponemos de acuerdo puedo aceptar una promesa de pago firmada para x día”

    “Cómo me dice que no va a pagar por algo que no le va a gustar si todavía no le presento una propuesta??? es obvio que sólo le voy a presentar algo que le satisfaga”

    Bueno, se me quedaron viendo con una cara de incredulidad…!

    Muchas situaciones como esta no son sino producto de nuestra incapacidad para “educar” al cliente. Si bien cada día que pasa veo que la gente reconoce más nuestra labor, aún queda mucho por hacer… Por favor, hago un llamado a los demás colegas… DIGNIFIQUEN NUESTRA LABOR! COOPEREN! Siempre habrá quien haga nuestro trabajo por menos dinero o en condiciones inaceptables por “conseguir una lana”… No lo hagan ustedes!.

    Obvio, no trabajé para ellos… les llamé y cortésmente les dije que por el momento no tenía oportunidad de trabajar con ellos… Lo bueno es que me preguntaron por qué… Les contesté que tenía trabajo suficiente para hacer propuestas sin anticipos… que tenía comprometida mi agenda y que consideraran mi presupuesto y un anticipo, si lo hacían les daría prioridad sobre algunos proyectos…

    Es difícil decirle a un cliente NO. Definitivo. Pero a la larga una relación cliente-diseñador con desventaja para cualquiera de ambos no puede resultar buena.

    Salu2

  4. romeo junio 3, 2005 en 4:29 pm #
    Una sola vez me pasó con un cliente algo similar. La persona encargada tuvo un semestre completo para planear un tríptico, nada del otro mundo.

    Me llamó un miércoles en la tarde con carácter de urgente porque el sábado tenían una presentación donde tenían que entregar ese tríptico.

    Osea que teníamos jueves y viernes para recolectar material, tomar fotografías, localizar un impresor que se aventara el paquete y diseñar el layout.

    No había textos redactados, no había idea clara de que se quería, en pocas palabras, no había nada�?

    Antes de aceptar el proyecto, llame a mis colaboradores y les plantee el reto. Lo vimos como un reto, porque definitivamente no fue por la lana, la cual no fue poca, como dices, no puede ser B,B y B a la vezÃ??.

    Así que nos aventamos el paquete, todo estuvo hermosamente coordinad y con gusto digo que ha sido uno de nuestros mejores trabajos impresos. Sacamos adelante el proyecto y el cliente casi nos pone casa de contento.

    La bronca fue que al mes, nos volvió a llamar con otro proyecto que estaba planeado también muchas semanas atrás. Otra vez quería hacer algo de emergencia y entonces con diplomacia y cortesía le comentamos que no trabajábamos así. Que nos gusta planear las cosas y hacerlas con tiempo y no a ultima hora.

    Creo que no tardo ni un par de días y consiguió quien lo sacara del apuro. Pero ese ya no es nuestro problema.

    Coincido con CFCG, a la larga, esos clientes no son los que mas conviene tener.

    Saludos, Romeo Marquez

  5. CFCG junio 3, 2005 en 11:43 am #
    Adán, la mayoría de los clientes comienzan solicitando los servicios de un diseñador señalando que “tienen afán”, pero cuando el diseñador tiene la suerte de hacerles entender que del afán no queda sino el cansancio y el porque siempre los clientes tienen tiempo para mandar a hacer correcciones (una y otra vez) pero nunca tienen tiempo para hacer las cosas una sola vez y bien hechas (me refiero a aquello de: un proceso se divide de una cadena de actividades)

    por eso es bueno antes de sentarse en el computador a diseñar la propuesta gráfica, diseñar “antes” el plan de trabajo a futuro ¿cómo? con un cronograma de trabajo con fechas de entrega, pagos, correcciones, etc. Diseñando una Lista de Labores, Cantidades y Precios, para luego discutir y acordar todo este material con el cliente, mediante un contrato (elaborado previamente por un abogado profesional).

    Los clientes más serios; te escuchan, te entienden, y a la final confían en los parámetros que el diseñador les exige para poder aceptar prestarles el servicio de DG.

    Los clientes poco serios simplemente no escuchan y por añadidura no aceptan los argumentos que el diseñador les da sobre “porque “°NO! es saludable para ambas partes trabajar bajo la filosofía: mientras vaya viniendo vamos viendo”. Es obvio que ese tipo de clientes se enfaden (imagino que esto les ocurre por la malicia producida por el “virus 3B desinformativo” (desde que sea bonito. bueno y barato no importa el resto).

    En finÃ?? si el diseñador no es el que aconseja al cliente sobre lo que le conviene a los dos sino al revés, los derechos y obligaciones de ambas partes quedaran reducidos a simples caprichos de última hora (no séÃ?? no séÃ?? es que creo que se ve mejor rojito o verde, “°Ah! y también quita ese muñequito y ponle este otro que hizo mi sobrinita en el computador, yo se que son las 3 de la mañana y que dentro de unas horas se imprime todo esto, pero así se ve más bonito ¿no?, si, si, yo creo que si porque el otro día vi una publicidad de XXX marca que hacia esto así como te estoy diciendoÃ??).

    Para terminar, Adán. Creo que ganaste salud y paz mental al decirles “NO”.

    Saludos.

  6. Perronegro junio 3, 2005 en 11:42 am #
    Si escuchas “ahora no tengo mucho dinero, pero cuando crezcamos todos nos vamos a beneficiar”, la verdad estas escuchando “no tengo plata para esto, es obvio ¿no?, sino contrataría a una agencia grande”. Se los aseguro, cuando el cliente crezca tú NO te vas a beneficiar.

    Tirárse al suelo es una estrategia muy usada para ganar clientes, pero construye la relación basada en el precio, no en la calidad del servicio. Es muy difícil conseguir un buen nogocio después.

    Saludos!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Super Mag | Weblog de Armando Sosa - junio 3, 2005
    Los milagros salen más caros

    Hay una especie de eslogan/chascarrillo y lo he escuchado en repetidas ocasiones entre compañeros del medio impreso: Los trabajos faciles se entregan al dia siguiente, los dificiles al tercer dia… ¿Los milagros? ¡Esos tardan u…

Deja un comentario